Comidas de Semana Santa

Parte esencial de la cultura de los pueblos en el mundo, son sus tradiciones culinarias y alimentarias. En muchos países de América latina, estas vienen desde tiempos  de la colonia e inclusive de sus ancestros aborígenes.

Con la llegada de los españoles a nuestro continente, la mezcla con la cultura indígena y la implementación de la religión católica, se comienzan a dar una serie de costumbres culinarias, que luego se convertirán en tradiciones en la gastronomía de los pueblos.

Una de esas celebraciones tradicionales donde la gastronomía se “mezcla” con la religión”, por así decirlo”, es la Semana Santa. Días en que las familias dan un valor especial a lo que se come y se bebe.

En Costa Rica por ejemplo, para esta época, tenemos una gran variedad de platillos de diferentes sabores y texturas, elaborados según recetas tradicionales y que complacen el gusto de toda la familia.

Por un lado, están los alimentos provenientes del mar o recetas preparadas con estos. El pescado, las sardinas, el atún, los camarones, los calamares  y otros moluscos; sin faltar la suculenta sopa de bacalao seco, condimentada con muchos “olores” y llena de ricas verduras.

También encontramos los que se preparan a base de maíz como rosquillas, tanelas, bizcochos, tamales rellenos de frijol o los sabrosos panes caseros y galletas .

Dentro de los platillos más tradicionales, en especial de las zonas rurales, encontramos los famosos picadillos; que pueden ser  de palmito, de papaya, de flor de itabo, de papa, de hojas amargas como “chicasquil”, “zorrillo” entre otros; así como una gran variedad de encurtidos y escabeches, sin faltar por supuesto deliciosos postres como conservas y mieles que complacerán a grandes y chicos en esta época.

Hablando de mieles, conservas y postres, podemos encontrar la miel de coco, de pan, de toronja, de mango cele, de jocotes, de ayote sazón, de higos, membrillos o duraznos y talvez la más popular: la miel de chiverre. Todas pudiéndose acompañar de un delicioso arroz con leche frío o caliente.

La variedad de comidas que encontramos en Semana Santa es mucha y la preparación de las recetas varían dependiendo de las zonas del país donde se preparen. Pero de algo sí estamos seguros, todas tienen como característica ser muy originales y sobre todo muy deliciosas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.