Apoyemos los esfuerzos de nuestros pequeños empresarios

Un grupo de 30 pequeños comerciantes están marcando la diferencia en la Feria del Agricultor de Santa Ana, se convirtieron en los primeros en ofrecer un método de pago alternativo en espacios tan tradicionales como estos. Si usted visita esta feria ahora podrá comprar utilizando tarjetas de débito o de crédito o bien realizando transferencias por medio del sistema SINPE MÓVIL y recibirá en su teléfono celular las notificaciones de sus transacciones.

Para muchos, esto no es una novedad, pues están acostumbrados a utilizar esta modalidad para pagar sus compras. Pero, hay algo más detrás de esta implementación. Para que esto fuera posible, los pequeños empresarios se enfrentaron al reto de la modernización y de la interacción con la tecnología, para la mayoría de los cuales, fue su primera vez.

Al formar parte de este proyecto, se brindaron capacitaciones sobre estándares globales de código de barras y sobre cómo los pueden aprovechar para la optimización de sus procesos de producción, manejo de sus inventarios, venta al detalle y en general, cómo dar mayor valor agregado hacia sus clientes.

Tras unos meses de implementación, hoy los comerciantes se sienten entusiasmados y han experimentado un aumento en sus ventas de entre 15% y 40%. Aquellos que ofrecen productos que no son de primera necesidad, son los que se han beneficiado aún más, pues afirman que tradicionalmente los clientes de esta feria planean la lista de sus compras y llevan el efectivo presupuestado para dichos productos, que por lo general son frutas y verduras.

Ahora, los visitantes de estos espacios tienen más oportunidades de comprar esos ‘gustitos’ que no necesariamente forman parte de su lista, contribuyendo así con los pequeños empresarios. Nuestros emprendedores manipulan mucho menos efectivo, ya que el dinero ingresa directamente a sus cuentas bancarias, con lo que alcanzan un mayor control financiero y ganan mayor seguridad ante la delincuencia a la que se exponen constantemente.

Tras este proyecto confirmamos que los conocimientos de tecnología en los agricultores y comerciantes es básico, por lo que replicar este modelo en otras ferias es fundamental. Consideramos importante que los administradores de las ferias del agricultor conviertan estos espacios en mercados competitivos, no solamente por los precios accesibles, sino por el valor agregado y servicio que brindan los empresarios a todos sus visitantes.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.