Ante la crisis fiscal

I. ¿Cómo llegamos aquí?

1. El Gobierno no ejerció el liderazgo que le correspondía: Una reforma fiscal requiere liderazgo y compromiso del Presidente y su equipo. Durante tres años y a pesar de las advertencias, no solo no la previnieron, sino que, al anunciarla, la agravaron.
2. Despilfarraron tiempo y recursos: La Administración Chinchilla hizo todo lo que pudo para lograr una reforma fiscal, que algunos diputados del PAC boicotearon. Incluso, luego de las elecciones se ofreció apoyo al presidente electo para aprobar la reforma antes del traspaso de poderes, ofrecimiento que don Luis Guillermo declinó. En el Presupuesto de 2015, aprobado bajo la Presidencia del PAC, incluyeron el mayor aumento de gastos de la historia y un incremento salarial sin precedentes para los empleados públicos. En el 2016, la fiesta continuó y los gastos crecieron en 9%, mientras los ingresos lo hicieron solo en 6%.

II. El Gobierno del PAC no debe perder más tiempo

1. Detengan la campaña publicitaria.

2. Paren las contrataciones: En medio de la crisis anuncian, la contratación de ochocientas personas en el PANI y otras en el resto del Gobierno. Con la excepción de Seguridad Pública, se deben congelar nuevas contrataciones.

3. El Gobierno es un simple espectador ante los grupos de presión: ya es hora de asumir su responsabilidad de velar por el bien común.

4. Presenten un plan serio de reducción y congelamiento de gastos: En una situación de emergencia nacional como la que retratan, ningún gasto es inflexible. Presenten un plan de contención del gasto más allá de lo cosmético.

 

III. En Liberación Nacional asumimos nuestra responsabilidad histórica:

Ya lo sabemos: Desde la Administración anterior, incluso durante la campaña electoral del 2014, hablamos de la gravedad de la crisis fiscal y las soluciones indispensables. La reforma y consolidación fiscal tiene que contener los siguientes elementos:
a. Contención del gasto: Deben atacarse los disparadores del gasto, particularmente del empleo público.
b. Norma fiscal: Debemos establecer normas que protejan las inversiones públicas pero que contengan límites a los gastos corrientes.
c. Nuevos ingresos: Tenemos una estructura tributaria obsoleta e ineficiente. Es necesario pasar del impuesto a las ventas al moderno IVA, incluir servicios y revisar sus tasas. Pero no es aceptable pedir nuevos ingresos y endeudamiento sin un plan serio de contención del gasto.

Como candidato a la Presidencia asumo la responsabilidad histórica que me corresponde. No podemos desperdiciar tiempo valioso. Pido al Gobierno que asuma el liderazgo por una reforma y consolidación fiscal integral.

Está en nuestras manos prevenir una nueva crisis de grandes dimensiones. Acudamos a la hora de la Patria antes de que sea tarde. Debemos elevarnos a la altura de las circunstancias.
Antonio Álvarez Desanti

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.