Alivio para la economía familiar

22 mil familias recibieron ayer una gran noticia: en adelante, estarán menos asfixiadas por el pago de sus deudas, ya que podrán obtener un crédito de salvamento por parte del Banco Popular. Y pronto se les sumarán miles más beneficiadas por el Banco Nacional y el Banco de Costa Rica.

Que llegue el día de pago y recibir prácticamente nada, debido a rebajos por deudas, es una desesperante experiencia que sufren demasiadas familias de nuestro país. Las necesidades familiares siguen ahí y lo recibido no alcanza para cubrirlas.

Esta dura realidad la enfrentan educadores, policías, pensionadas, profesionales, en fin personas de todos los orígenes. Y es consecuencia de muchos años de descuido ante un problema que venía creciendo pero nadie decía nada. 

Por eso el problema hoy afecta a decenas de miles de familias. Valga un ejemplo: casi 3 de cada 10 funcionarios públicos cubiertos por la Tesorería Nacional reciben menos del salario mínimo inembargable fijado en el Código de Trabajo. Y miles de trabajadores en el sector privado enfrentan una situación similar.

Datos del Banco Central muestran que desde el año 2012 prácticamente se duplicó el endeudamiento promedio de los hogares. Y casi dos terceras partes del ingreso disponible por persona, se destina cada mes a pagar cuotas de préstamos. No sorprende, entonces, que más de la mitad del total de los expedientes que tramita el Poder Judicial corresponden a cobros de deudas.

Esto no puede seguir así. Por eso emitimos una directriz para crear un programa de salvamento para personas altamente endeudadas.

Fue hace poco más de un mes y ya hoy se ven resultados concretos, gracias a la excelente acogida de los bancos públicos –y ojalá pronto haya esfuerzos privados.

Seamos claros, las deudas se tienen que pagar. Por eso, el programa contempla que los propios bancos definan las condiciones específicas de sus líneas para aliviar el peso de las deudas. Pero es lógico que las soluciones contemplen refundir las deudas a plazos mayores y con mejor interés, según la garantía. 

Así, el Banco Popular beneficiará tanto a trabajadores públicos como privados, e incluso a negocios, y contempla plazos de 15 años, que pueden extenderse hasta a 30 años si la garantía es hipotecaria.

A la vez, es importante que todos aprendamos a manejar mejor nuestras finanzas personales. Lo que ha sucedido es una especie de déficit fiscal de las familias, parecido al déficit fiscal que el Gobierno tuvo que enfrentar: un exceso de gasto en relación con los ingresos, financiado con endeudamiento, que llega a niveles insostenibles y empeora la situación.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.