2020: por necesidad un curso lectivo eficiente

Costa Rica y los costarricenses merecemos educación moderna, oportunidades de trabajo y que la experiencia de las personas mayores de 35 años sea valorada y respetada. Hacer hincapié en que los costarricenses necesitan oportunidades, debe de entenderse textualmente; el verdadero costarricense está pasando necesidades.

El gobierno debe de entender que, el verdadero costarricense está pasando necesidades, el aparato burocrático, ineficiente y voraz, no tiene que ser el único foco de atención de los funcionarios públicos. La política como tal, es el arte de servir, jamás servirse de la política para enriquecerse, lograr beneficios y figurar.

La moda actual del MEP, el argot político y oficinas de personal, son la “habilidades blandas”.  Aplausos descubrieron el agua tibia, descubrieron que el trabajo en equipo es importante, empatía, habilidad interpersonal de comunicación, liderazgo, puntualidad, creatividad, adaptación y pensamiento crítico, entre otros valores.

Acaso los anteriores valores no fueron practicados por nuestros abuelos y heredados a sus descendencias, valores que, construyeron el Teatro Nacional, La Caja Costarricense del Seguro Social, las Garantías Sociales, la cuidad de San José, que dicho sea de paso, en mi concepto, las mediocres administraciones, no han tenido la capacidad de modernizar.

Hoy en materia laboral exigen dominio de otros idiomas, computación y “habilidades blandas”. 11 años de educación pública y los estudiantes egresados salen sin dominar el español, menos el inglés, lo básico en computación, ni valores que garanticen una adecuada conducción en el ámbito laboral.

La calidad en materia de educación no es eliminar tiempo efectivo de los profesores en enseñar, para engrosar una pirámide documental que nadie se va a molestar en analizar y menos graficar para un mejoramiento continuo.  Si fuera así, el resultado sería, egresados con dominio del español, otro idioma, computación y valores.

El presupuesto para la educación pública no son centavos, la problemática de la educación no es el personal docente, el problema estriba en que no se enseña lo que es prioritario enseñar, no se dan las herramientas necesarias a los educadores, para lograr que los educandos salgan mínimamente preparados al mercado laboral.

Lo anterior es el motivo, por el cual la brecha social en Costa Rica se amplía, el desempleo se incrementa, el índice de pobreza aumenta, situaciones que generan delincuencia, inseguridad ciudadana y el caos social, que traspasa las fronteras al perjudicar el nombre del país que, con un simple lavado de manos no se restablece.

Se suma que es uno de los países más caros del mundo. Luego se preguntan    porqué bajan los puntos como recomendación turística, inversión extranjera y las exportaciones.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.