11 de abril

En 1856, el ejército nacional tenía cercado a los filibusteros, quienes se encontraban dentro de un mesón de guerra. Esta situación se desarrolló en Rivas, Nicaragua y es considerada la más importante de la primera fase de la Campaña Nacional.

Un relato describe el accionar de Juan Santa María de la siguiente manera:
Entonces fue cuando se adelantó el soldado alajuelense Juan Santamaría, llevando en su mano la tea fulgurante.(…) Juan Santamaría se aproximó al ángulo del edificio y alzó su brazo con la decisión que imprimen el valor y el patriotismo. Las llamas comenzaron a multiplicarse y pronto se declaró el fuego con vigor. Las paredes de adobe del mesón no se prestaban fácilmente para la propagación del incendio, pero las llamas aumentaban sobre el techo del edificio, consumiendo poco a poco la caña y el armazón de madera y avanzando lentamente sobre los otros costados de la casa con la amenaza próxima del hundimiento del techo. Los filibusteros que se hallaban adentro de la casa se iban replegando conforme el fuego avanzaba.
Juan Santamaría, con apenas 25 años, dio su vida a cambio de nuestra libertada, algo que nunca debemos olvidar.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.